Bloqueados en la degradación

“Sin prolongación no habrá rehabilitación”. Esta ha sido la frase más repetida por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, para manifestar su voluntad política respecto al futuro del Cabanyal. Sin embargo, tan sólo en las dos primeras semanas de marzo, la comisión municipal de Patrimonio abordó ocho peticiones para realizar obras en el tradicional barrio de pescadores. El elevado número de solicitudes pone de relieve el deseo de los vecinos de contribuir a la recuperación de esta parte del Marítimo. No obstante, tan sólo serán impulsadas aquellas que afecten a la seguridad de los residentes y viandantes. El resto quedarán suspendidas, como viene pasando desde abril de 2010, cuando las obras del barrio quedaron paralizadas.

Muchas de las viviendas afectadas por el proyecto de prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar sufren el bloqueo de paralización de las obras desde abril de 2010. Como consecuencia, estos hogares no pueden derribarse ni rehabilitarse y ello se traduce en una degradación urbanística en las calles del barrio.

Muchas de las viviendas afectadas por el proyecto de prolongación de Blasco Ibáñez hasta el mar sufren el bloqueo de paralización de las obras desde abril de 2010. Como consecuencia, estos hogares no pueden derribarse ni rehabilitarse y ello se traduce en una degradación urbanística en las calles del barrio.

Diciembre de 2009. El Ministerio de Cultura aprueba su orden contraria a la prolongación de Blasco Ibáñez y a la destrucción de 1650 viviendas. El Gobierno de Valencia entiende que la literalidad del mandato ministerial le obliga a dejar en suspenso las licencias de obras. De esta manera, después de cuatro años tras la paralización decretada por el Ayuntamiento, El Cabanyal se encuentra en un bloqueo del que todavía no ha salido.

barraca

Esta vivienda, según nos informó su propietaria, es una de las que el Ayuntamiento de Valencia quiere derribar para llevar a cabo su proyecto de prolongación de la avenida Blasco Ibáñez. La barraca es patrimonio nacional y esconde tras de sí más de 100 años de historia en el tradicional barrio de pescadores.

Las calles de La Marina y Barraca son dos de las calles cuyas viviendas entraban en el plan de prolongación de la avenida y, como consecuencia, padecen también degradación urbanística en algunos de sus tramos. Las otras calles afectadas son Mariano Cuber, calle de la Reina, Ángeles, Cura Planelles, Escalant, José Benlliure, Arcipreste Vicente Gallart y Teatre de la Marina.

La Marina y Barraca son dos de las calles cuyas viviendas entraban en el plan de prolongación de la avenida y, como consecuencia, padecen también degradación urbanística en algunos de sus tramos. Las otras calles afectadas son Mariano Cuber, calle de la Reina, Ángeles, Cura Planelles, Escalant, José Benlliure, Arcipreste Vicente Gallart y Teatre de la Marina.

Al mismo tiempo, la existencia de casas abandonadas, tanto de propiedad municipal como privada, son ocupadas por quienes no tienen recursos, que viven en unas condiciones infrahumanas y de insalubridad. Lo mismo ocurre con los solares vacíos.

Aquellas viviendas que, como la de la imagen, se encuentran marcadas con una raya gris y beige son propiedad del Ayuntamiento. El Gobierno ha ido comprando casas y abandonándolas para crear un foco de exclusión. Hoy en día, estas casas aún están en estado de abandono y deterioro.

Aquellas viviendas que, como la de la imagen, se encuentran marcadas con una raya gris y beige son propiedad del Ayuntamiento. El Gobierno ha ido comprando casas y abandonándolas para crear un foco de exclusión. Hoy en día, estas viviendas aún están en estado de abandono y deterioro.

Desde abril de 2010 se paralizaron las obras de la prolongación y, desde ese momento, la ocupación de casas abandonadas y deterioradas es una realidad. Las asociaciones vecinales, enfrentadas algunas de ellas, tienen intereses comunes centrados en la rehabilitación y el desalojo de las casas ocupadas, pues identifican a sus habitantes como “degradación social”.

La ocupación de casas abandonadas y deterioradas es una realidad. Las asociaciones vecinales, enfrentadas algunas de ellas, tienen intereses comunes centrados en la rehabilitación y el desalojo de las casas ocupadas, pues identifican a sus habitantes como “degradación social”.

ocupaciónbalcón

En los últimos años, la degradación social del barrio se ha sumado a la degradación urbanística, debido a la presencia de ocupas en las viviendas abandonadas. Existen cerca de 120 casas ocupadas y, en algunas partes de El Cabanyal, la ocupación ilegal se acerca al 100%, incluso en solares.

En los últimos años, la degradación social del barrio se ha sumado a la degradación urbanística, debido a la presencia de ocupas en las viviendas abandonadas. Existen cerca de 120 casas ocupadas y, en algunas partes de El Cabanyal, la ocupación ilegal se acerca al 100%, incluso en solares.

Lejos de posiciones políticas han surgido plataformas sociales alrededor del conflicto de diferentes opiniones, tanto a favor como en contra. El pasado 6 de abril se celebró una manifestación que reclamaba una solución inmediata para rehabilitar el barrio. La quedada fue impulsada por la Plataforma Salvem El Cabanyal y acudieron diversidad de instituciones en contra de la prolongación de la avenida Blasco Ibáñez.

El pasado 6 de abril, la plataforma Salvem El Cabanyal y la Associació de Veïns i Veïnes Cabanyal-Canyamelar convocaron una manifestación en contra de la actitud “irresponsable e ilegítima” del Gobierno municipal, de la ausencia de vías de diálogo, de la degradación de las calles y del uso de la pobreza para deteriorar la convivencia.

El pasado 6 de abril, la plataforma Salvem El Cabanyal y la Associació de Veïns i Veïnes Cabanyal-Canyamelar convocaron una manifestación en contra de la actitud “irresponsable e ilegítima” del Gobierno municipal, de la ausencia de vías de diálogo, de la degradación de las calles y del uso de la pobreza para deteriorar la convivencia.

La Associació de Veïns i Veïnes Cabanyal-Canyamelar se manifiesta en contra de las avenidas y expone, desde su punto de vista, las necesidades y carencias del barrio pesquero.

La Associació de Veïns i Veïnes Cabanyal-Canyamelar se manifiesta en contra de las avenidas y expone, desde su punto de vista, las necesidades y carencias del barrio pesquero.

protestasbalcón

En la manifestación se emplearon todo tipo de opciones por el derecho de los vecinos y comerciantes a participar en proyecto del barrio, para la rehabilitación y revitalización y por un futuro de progreso para El Cabanyal-Canyamelar.

En la manifestación se emplearon todo tipo de opciones por el derecho de los vecinos y comerciantes a participar en proyecto del barrio, para la rehabilitación y revitalización y por un futuro de progreso para El Cabanyal-Canyamelar.

Las pancartas también iban dirigidas contra la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a quien consideran la responsable del bloqueo a la regeneración, ya que se ha negado a conceder licencias de actividades y de obra de rehabilitación y nueva planta y se ha resistido a eliminar el planteamiento de su proyecto de prolongación, pese a que el Ministerio lo anulara.

Las pancartas también iban dirigidas contra la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a quien consideran la responsable del bloqueo a la regeneración, ya que se ha negado a conceder licencias de actividades y de obra de rehabilitación y nueva planta y se ha resistido a eliminar el planteamiento de su proyecto de prolongación, pese a que el Ministerio lo anulara.

Los actores de la webserie “El Cabanyal Z”, que pretende hablar sobre la resistencia vecinal del barrio, también salieron a protestar el pasado 6 de abril en contra de la exclusión social de las clases más humildes. En la imagen, el personaje que representa a la alcaldesa, quien hizo una parodia en el balcón.

Los actores de la webserie “El Cabanyal Z”, que pretende hablar sobre la resistencia vecinal del barrio, también salieron a protestar el pasado 6 de abril en contra de la exclusión social de las clases más humildes. En la imagen, el personaje que representa a la alcaldesa, quien hizo una parodia en el balcón.

Muchas son las posiciones y El Cabanyal se define como el problema de las mil caras. Independientemente, lo que es incuestionable es la adulación social y urbanística a la que está sometido el barrio. Unos vecinos estancados en un conflicto popular cuya solución queda lejos de ser resuelta, pero la quieren inmediata. Unos vecinos bloqueados en la degradación.

Sandra Fernández Moreno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s